Header IDHIE
Más boletines...
Header Ibero  
Las 13 mentiras del proyecto Presa El Zapotillo (Primera Parte)
« Regresar al boletín
 

Ante las 13 “verdades” de José Elías Chedid Abraham, Director General del Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico de la  Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), y sus recientes declaraciones a medios de comunicación, Temacapulín responde lo siguiente:

Verdad # 1.- El trasvase de agua entre cuencas también beneficia al lago de Chapala, que recibirá el mismo volumen (120 millones de metros cúbicos) de agua residual tratada, vía el río Turbio.

Especialistas como el Doctor Pedro Arrojo Agudo, Premio Goldman de Medio Ambiente 2003, mantiene que los trasvases construidos para transportar agua de una cuenca a otra son inviables no sólo en aspectos ecológicos, sino también en lo social y económico. El agua que pretenden regresar a Chapala está contaminada con metales pesadas provenientes de las industrias; en Guanajuato no se cuenta con las plantas de saneamiento requeridas para remover estos tóxicos.

Expertos locales como Manuel Guzmán (Instituto de Limnología), Arturo Curiel (CUCBA-UdeG) y Arturo Gleason (CUAAD-UdeG) coinciden: la del lago de Chapala no es sólo una crisis meteorológica recurrente en una cuenca con lluvias erráticas; es una crisis inducida por los mismos funcionarios estatales y nacionales del agua para legitimar proyectos de presas como El Zapotillo, El Purgatorio, entre otras. En realidad, poco se ha hecho por controlar los usos de agua en la cuenca del lago, por asegurar las ofertas de agua que deberían de llegarle a Chapala, en racionalizar los consumos en las ciudades y en proteger las zonas de recarga. Entre los usos del agua que autoriza el Consejo de Cuenca Lerma-Chapala, el 85% del recurso se destina a la agricultura, que desperdicia el 50% del agua que consume. La extracción para la ZMG representa del 6 al 9% de la extracción total del agua en la cuenca. Entonces: ¿quién usa realmente el agua de Chapala?

Verdad # 2.- La distribución de la reserva de agua entre los estados de Jalisco y Guanajuato es de tres tantos para la primer entidad y uno para la segunda; Jalisco 76 % y Guanajuato 24 %.

La distribución de agua del río Verde entre los estados de Jalisco y Guanajuato, (76% para el primero y 24% para el segundo) de la cual habla José Elías Chedid Abraham está basada en un estudio publicado en el Diario Oficial de la Federación el 7 de abril de 1995.  Nos parece muy importante resaltar que estos porcentajes hablan de una cantidad de agua que no se obtiene cada

Diario oficial de la Federación “… mediante Decreto del Ejecutivo Federal, publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha 7 de abril de 1995, se declara la reserva de las aguas nacionales superficiales del Río Verde, para usos domésticos y público urbano, por un volumen anual de 504’576,000 M3, asimismo, se reservó un volumen de 119’837,000 M3 para el estado de Guanajuato y para el estado de Jalisco, un volumen anual máximo de 384’739,000 M3. …”

año, sino que están calculados en base a un promedio de la cantidad de agua que llevó el río Verde hace aproximadamente 20 años. Por lo que consideramos que un proyecto como el que proponen requeriría mínimamente de varios estudios recientes que contemplen temporales tanto de lluvia como de estiaje de años recientes.  Además de que existen factores importantes a considerar al hablar de distribución de agua, como lo son el cambio climático, el incremento de la población y la migración, construcción de zonas industriales, incremento en la demanda de agua por parte de la agroindustria, disminución del caudal del río, entre otros.

Verdad # 3.- La distribución de la reserva de agua para una primer etapa con el Zapotillo de 80m (400 M), la relación es 2 a 1 en favor de Guanajuato; en cambio para una presa de 105m (900 M) es de 2 a 1 en favor de Jalisco. Quien pierde es el Área Metropolitana de Guadalajara.

Ni a León, ni a Los Altos de Jalisco ni al Área Metropolitana de Guadajalara se les va a “dar” agua como afirman los promoventes del proyecto, se les va a vender. Abengoa, empresa española, tendrá una concesión por 25 años para el manejo del acueducto (y sus posibles ramales) y la venta del agua de El Zapotillo. Quienes perdemos somos todas y todos, quienes ganan son las empresas.
Sobre la cantidad de agua que se pretende trasvasar hacia León, resulta muy sospechoso que la tubería del acueducto Zapotillo-León, que debería conducir 5.6  m3/s tiene una dimensión excedida para ese gasto, ¿quién controlará entonces que sólo se conduzcan a León los 3.8 m3/s que les corresponden? Además a la planta potabilizadora de León, Guanajuato llegarían 3.8 m3/s y tiene capacidad para 5.6 m3/s, que es exactamente la suma de lo que, de acuerdo con los promoventes de El Zapotillo, le correspondería a Guanajuato más lo que correspondería a la región de Los Altos de Jalisco, ¿será esto sólo una coincidencia?  ”.   
La cuenca que pretenden provea el agua, es deficitaria. Los acuerdos, convenios y decretos que han sido elaborados para la distribución de las aguas del río Verde, así como los estudios técnicos justificativos del proyecto de presa El Zapotillo y el Acueducto El Zapotillo-León, se caracterizan por no reflejar la participación de los diferentes actores sociales y usuarios del agua que serán afectados por este proyecto.

Verdad # 4.- Hay agua suficiente en la cuenca del río Verde para satisfacer la reserva de agua potable y el desarrollo agrícola y pecuario de los Altos de Jalisco.

La Comisión Nacional del Agua publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 20 de diciembre de 2013 que existen “evidencias y muestras claras de que en la región de Los Altos de Jalisco –y en la cuenca del río Verde‐ no hay agua de sobra.” Al intentar cumplir con el volumen de agua prometido a Guanajuato, se dejaría sin disposición de agua a Los Altos de Jalisco, siendo esta región la principal productora de alimentos de origen animal en el país (ahí se produce el 88% del huevo y el 22% de la proteína total producida en México).

Ing.  Mireya Acosta en “Lo que no entendemos de el Zapotillo”, La Jornada, http://www1.lajornadamichoacan.com.mx/2011/04/02/index.php?section=opinion&article=008a1pol (2 de abril, 2014)

Resumen de los problemas que presenta el proyecto de El Zapotillo, Consejo Regional para el Desarrollo Sustentable.

Según el estudio que se le hizo llegar al periodista Agustín del Castillo por parte del Centro de Investigación y Formación Social (CIFS) del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), de llevarse a cabo el trasvase de agua de los Altos de Jalisco al estado de Guanajuato se generaría un estrés en la producción y abastecimiento de alimento. Esta situación traería consecuencias destructivas para el tejido social y la economía de la región. El documento concluye diciendo: “El impacto será fuerte en los sectores agropecuario y ambiental, y  los productores pequeños serán los más afectados;  aumentará la delincuencia, la emigración, la pobreza, la desertificación e impactará a la baja producción de los alimentos y elevará los precios”.

Verdad # 5.- El volumen de agua en el río Verde, en promedio, es el mismo en los últimos 50 años, la disponibilidad se ha reducido por que se han satisfecho necesidades de los municipios de los Altos de Jalisco.

La cuenca del río Verde no cuenta con un balance hídrico actual y completo, ni con datos hidrométricos confiables, en el que se incluya la perspectiva del cambio climático.

En el “Estudio Hidrológico Complementario sobre el Aprovechamiento y Crecientes para el Diseño de la Presa de Almacenamiento El Zapotillo” del Instituto Mexicano de Tecnologías del Agua (IMTA) se muestran los datos de disponibilidad del río Verde de 1945 a 2004, sin embargo, es precisamente en este periodo más reciente, de 2004 a 2014, cuando los efectos del cambio climático han comenzado a ser más notables, entonces, ¿en qué datos se están basando para afirmar que el volumen del río Verde ha sido en promedio el mismo, durante los últimos 50 años?

La o las mejores alternativas para avanzar hacia un manejo integral de una cuenca, deben partir de un estudio integral multidisciplinario que permita identificar y evaluar todas las diferentes posibilidades. En el caso de la cuenca del río Verde este estudio no se hizo y a la fecha sigue sin llevarse a cabo, por lo que continúan proponiéndose -casi “a ciegas”- proyectos cortoplacistas muy costosos que sólo cumplirán de manera parcial sus objetivos propuestos y que provocarán más impactos negativos que positivos. De esta manera es posible observar que el proyecto presa El Zapotillo ha estado inmerso en inconsistencias aún desde la etapa de su selección.

Verdad # 6.- La precipitación y el escurrimiento de agua en la cuenca del Verde son muy erráticos, en cuanto a escurrimiento se registran valores que van de 100 a 3,200 mill. de metros cúbicos; para aprovechar la reserva en quinquenios continuos, es necesaria una capacidad de regulación de 1,600 millones de metros cúbicos, el zapotillo contribuye con 911.
Considerar que el aprovechar la reserva de agua significa regular el caudal del río a través de una presa corresponde a un paradigma obsoleto que, además de generar costos exorbitantes para el bolsillo de la ciudadanía, no respeta el ciclo natural del agua ni a las especies que se desarrollan en la misma.


Los Altos, están en alto riesgo por la falta de agua
http://www.milenio.com/region/Altos-alto-riesgo-falta-agua-Los_Altos-Jalisco-lluvias-exportacion_0_340765965.html (23 de julio de 2014)

A nivel mundial se han construido 54,000 grandes presas (cortinas mayores a 15m de altura), impactando de manera negativa de entre 500 y 800 millones de personas. Según el académico Felipe Arreguín, Colegio de México,  en México hay al  menos 4, 200 proyectos de construcción de presas las cuales han provocado el desplazamiento y desalojo forzoso de más de 185,000 personas en todo el país. Las comunidades afectadas de manera negativa por la construcción de presas resultan empobrecidas, sus derechos humanos y ambientales vulnerados, y su situación no parece poder mejorar.

Respecto a los impactos al medio ambiente, la cortina de una presa provoca un efecto  de barrera longitudinal y transversal que modifica los patrones del régimen de caudal natural del río y afecta los ciclos de vida y reproducción de los ecosistemas acuáticos nativos.  Este efecto induce a que muchas especies entren en un estado de peligro de extinción. El 20% de especies de peces de agua dulce se encuentran vulnerados o en peligro de extinción debido a la construcción de presas y la pérdida de su hábitat natural. El efecto barrera de la cortina provoca  que se concentren los contaminantes en los sedimentos de un cuerpo de agua prácticamente estancado. El estancamiento de agua y la descomposición de materia orgánica, libera a la atmósfera enormes cantidades de gases efecto invernadero (metano CH4) lo cual favorece la aceleración del calentamiento global, sobretodo en presas ubicada en los trópicos, esto debido a las altas temperaturas del ambiente.

Respecto al Zapotillo, según las observaciones de la Ingeniera en Hidrología de la Universidad de Guadalajara, Mireya Acosta, la información oficial indica que para obtener el gasto firme de  3.8 m3/s es necesario utilizar el caudal completo del río Verde, lo que significaría no permitir que después de la cortina el río corra su curso,  y quedaría absolutamente vulnerado el caudal ecológico (cantidad de agua que permite la supervivencia de la vida vegetal y animal en el río y sus alrededores), por lo que se dejará seco el río Verde desde el sitio de la cortina hasta la confluencia con el río Yahualica (8 kilómetros).

Por las razones antes expuesta, una vez más se rechaza el argumento de la necesidad del aprovechamiento cabal del caudal del río Verde, así como el razonamiento del titular de la SEMARNAT, Juan José Guerra Abud expresado en rueda de prensa el 11 de abril del presente año en la ciudad de Guadalajara: "lo peor que se podría hacer sería dejar que el agua corra libremente hacia el mar", y que se refuerza con el argumento incluido en el Dictamen del CTOOH: "es deseable, técnicamente, aprovechar el resto de la reserva del agua del río Verde con algunos de los proyectos hoy descartados en cuenca baja".

Verdad # 7.- Con la altura de cortina del Zapotillo de 80 metros, las tres comunidades – Acasico, Palmarejo y Temacapulín – quedan por lo menos 10 metros bajo el agua, los diques no tienen ninguna factibilidad de construcción, es necesario el reasentamiento oportuno.

Los diques para salvaguardar la comunidad de Temacapulín fueron propuestos por primera vez por la CONAGUA, cuando ésta impulsó el proyecto presa El Zapotillo a 80 metros en el 2005. De

Fastfactsaboutdams, http://www.internationalrivers.org/fast-facts (9 de ago. de 14)

“Defiende SEMARNAT inundación de Temaca” http://www.mural.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=202354&urlredirect=http://www.mural.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=202354  (11 de abril, 2014)

hecho, en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de este proyecto, es posible encontrar algunos detalles técnicos sobre los diques:

“Se propone construir dos diques de materiales graduados, uno al norte de 290 metros y otro al surde 260 metros de longitud y 12 metros de altura incluyendo 2.0 metros de bordo libre, para proteger al poblado del agua que se almacene en el vaso de la presa” (MIA El Zapotillo a 80 m)

En esta MIA, la construcción de los diques está incluso contemplada en el Programa de Trabajo para la construcción de El Zapotillo, y se tenía ya ubicado un banco de materiales impermeables a 2 km del poblado para la construcción de los diques, calculándose que se requerirían 175,000 metros cúbicos de material impermeable para su construcción. La SEMARNAT, máxima autoridad ambiental del país, autorizó esta MIA en junio de 2006.

El 1 de agosto de 2013 la Comisión Estatal del Agua de Jalisco (CEA) envió a la CONAGUA la “Propuesta del Gobierno de Jalisco: Cortina Presa Zapotillo de 80 m de altura y sitios alternativos de captación en el río Verde”. En esta propuesta se incluye nuevamente la construcción de dos diques de protección no mayores de 10 a 12 metros de altura para salvaguardar a Temacapulín. Esta información fue entregada a la comunidad y a sus asesores/as el 1 de octubre del 2013 en una de las reuniones técnicas de diálogo mantenidas entre autoridades y afectados/as por la presa El Zapotillo.

En abril de 2014 se dio a conocer un documento llamado Anexo IV “Dictamen de los Diques", que forma parte del Dictamen realizado por el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas (CTOOH) de la CONAGUA. Con este “dictamen” de 2 páginas, se pretende justificar la inviabilidad del proyecto de diques, proyecto que fue originalmente propuesto por la misma CONAGUA en el 2005 y que la SEMARNAT autorizó en junio de 2006.

La información presentada en el Anexo IV, carece de  estudios técnicos que la sustenten. En dicho dictamen se habla de "exploraciones geológicas y de geotecnia" que se realizaron en la zona donde se plantea construir los diques, pero no se presenta más información al respecto ni los estudios resultantes de dichas exploraciones

Nos preguntamos, ¿qué tipo de autoridades ambientales tenemos? ¿Cómo es posible confiar en ellas y en sus dictámenes?

Finalmente, no estamos hablando de “reasentamiento oportuno” como lo indica Chedid Abraham, sino de desplazamiento forzoso. En los “Principios básicos y directrices sobre desalojos y el desplazamiento generados por el desarrollo”, elaborados por el entonces Relator Especial de la ONU sobre una vivienda adecuada Miloon Kothari, estas directrices se aplican a “acciones y/u omisiones relacionadas con desplazamientos coaccionados o involuntarios de personas, grupos y comunidades de sus hogares y/o tierras (…) eliminando o limitando con ello la capacidad de una persona, un grupo o una comunidad de residir o trabajar en una vivienda, residencia o lugar particular (...)”, lo cual aplica al caso de las comunidades afectadas por la presa El Zapotillo.  De acuerdo con este mismo documento, “los desplazamientos forzosos constituyen graves violaciones de una serie de derechos humanos internacionalmente reconocidos, en particular los derechos humanos a la vivienda adecuada, a la alimentación, al agua, al trabajo, a la seguridad de la persona, a la seguridad del hogar”, entre varios otros,  por lo que este tipo de prácticas sólo debería de llevarse a cabo en “circunstancias excepcionales” y cuando no hay ninguna otra

alternativa, lo cual es claro no corresponde al caso de la presa El Zapotillo ya que las propias comunidades afectadas han presentado alternativas para evitar la inundación de sus pueblos.

_______
Más de 40 académicos/as y especialistas técnicos en Ingeniería Ambiental, Hidrología, Geografía, Geología, Ecología, Políticas Públicas Ambientales, Ecología Política, Derecho Ambiental, Economía Ecológica y 15 organizaciones y  redes ambientales, elaboraron y firmaron un pronunciamiento en el que expresaron su profunda preocupación y extrañamiento sobre las inconsistencias técnicas que presenta el Dictamen realizado por el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas (CTOOH) de la Comisión Nacional del Agua(CONAGUA), estudio en el que se basa la decisión del Gobierno Federal y de los  estados de Jalisco y Guanajuato, para elevar la cortina del proyecto Presa El Zapotillo a 105 metros de altura.

De acuerdo con la revisión que hicieron al Dictamen del Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas (CTOOH), el grupo de especialistas observó, entre otros puntos, los siguientes:

  • Los oficios de entrega del Dictamen presentan inconsistencias en cuanto a las fechas de revisión, envíos de información y elaboración del Dictamen por parte del CTOOH y el Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico (OCLSP). Los oficios evidencian que José Elías Chedid Abraham, Director General del Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico (OCLSP) retuvo dicho dictamen por casi 6 meses y que ocultó información fundamental sobre el proyecto Presa El Zapotillo que debió haber dado a conocer inmediatamente, lo que permitió que el proyecto continuara avanzando, que se engañara a las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo quienes en las mismas fechas se encontraban en  mesas de diálogo con el Gobierno de Jalisco.

 

  • Desde el punto de vista técnico, encontraron que el nivel de análisis de las consideraciones y evaluación de cada uno de los sitios considerados en el documento "Opinión Técnica Estudios Río  Verde" firmado por José Luis Hernández Amaya, Director Técnico del Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico, es superficial y carece de sustento técnico. Se menciona por ejemplo: “capacidad de almacenamiento limitada” de algunos de los sitios considerados, y nos preguntamos ¿limitada según quién o bajo qué parámetros y criterios?, se menciona también que “no se cuenta con estudios/o se carece de estudios”, y nos preguntamos ¿cómo puede validarse un dictamen oficial que carece de estudios que sustenten técnicamente la viabilidad o la no viabilidad de una serie de alternativas? En otros casos aparece que el nivel de estudios realizados es “ninguno” pero en las fechas de estudio de dichas alternativas aparecen periodos de tiempo y años específicos ¿cómo es esto posible, se cuenta o no con la información? Se argumenta además que en algunos casos se descartan opciones por las “afectaciones sociales” que traerían dichos proyectos, y nos surge la duda ¿en el caso de El Zapotillo no las hay? ¿las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo no tendrán afectaciones sociales, no les impactará el proyecto?
  • Asimismo, llamó su atención que dentro de los 20 sitios alternativos analizados en el documento, no se incluye la alternativa que contempla una cortina a 60 metros de altura, alternativa que se propuso y entregó en un documento firmado por las partes interesadas el 1 de octubre del 2013 durante la mesa de trabajo técnica sostenida con el Gobierno de Jalisco y las comunidades afectadas para buscar alternativas a la presa El Zapotillo.

 

Atentamente,
Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo
Comité de Hijos Ausentes de Temacapulín
Comité de Hijos Ausentes de Estados Unidos
Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario A.C. (IMDEC)
Colectivo de Abogados
Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER)