Header IDHIE
Más boletines...
Header Ibero  
Política, educación y sindicalismo
« Regresar al boletín
 

Dafne Reyes

En México, los resultados de la política educativa están lejos de reflejar la esperanza de bienestar, cambio y transformación sobre la educación. A pesar de los cambios impulsados en el presente sexenio, la Reforma Educativa ha estado marcada por decisiones políticas, golpes mediáticos y negociaciones económicas con diversas fracciones del sindicato de maestros, la creación del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa y las dificultades para poner en práctica y transparentar los procedimientos para la revisión de sus contratos laborales.

Todos estos cambios han estado marcados, de inicio por el proceso de la maestra Elba Esther Gordillo, quien manejó por casi 24 años el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el más grande de América Latina, en el que inventó diversos mecanismos de representación antes inexistentes, para seguirlo manejando a perpetuidad.

Es detenida el 26 de febrero de 2013 en el aeropuerto de Toluca por desvíos de más de dos millones de pesos de las cuotas del sindicato, y es acusada de lavado de dinero y defraudación fiscal. Su detención se produce justo al día siguiente de que el presidente Enrique Peña Nieto promulgase la reforma educativa.

A poco más de un año recluida, ha pasado las noches en una cama clínica de posiciones múltiples en el Hospital General Torre Médica Tepepan. En sus primeros días de detención, su chef particular Félix Arriaga preparaba sus alimentos, como desde hacía muchos años, con un sueldo de $60,000 pesos mensuales. Tras su captura, recortó gastos y ahora sus comidas se preparan en casa de su hija, donde todos los días, desde el Club de Golf Bosques de Santa Fe, un mensajero en moto cruza la ciudad tres veces al día para llevarle sus alimentos, y resguardarlos para preservarlos calientes; también cuenta con una entrenadora personal de yoga y meditación.

Como estudios, la maestra sólo cuenta con la Normal básica, con la que obtuvo dos plazas; como directora de una primaria y como profesora frente a grupo, con un sueldo total de aproximado de 88, 723.03 pesos; sin embargo desde 1977, que fuera electa Secretaria General de la Sección 36 del SNTE, no se volvió a parar dentro de un salón de clases; y a pesar de su detención la Secretaría de Educación Pública siguió pagándole este salario.

Su llamado a la defensa de la educación, luego de la reforma educativa, tuvo muy poco eco. En alguna entrevista declaró que todo lo que se habla acerca de ella le duele, pero sabía que venía con el camino que ella eligió. Un camino de lujos y despilfarro también, sus mayores gastos eran en exclusivas tiendas departamentales y clínicas de cirugía estética en Estados Unidos, además de casas en California y obras de arte pagadas por la propia tarjeta de crédito de la maestra. Es hasta un año después de su detención cuando nos enteramos que la maestra vivía de manera ostentosa y con lujos, sin embargo en el campo educativo su detención no cambia nada. Más bien sirve como para profundizar un conflicto político que ya lleva bastante tiempo entre el PRI y el SNTE, luego de que éste se aliara con el gobierno panista anterior y creara su propio partido político, Nueva Alianza.

Ni el encarcelamiento de la maestra, ni el examen de oposición para la obtención de una plaza de profesor y otras pruebas de evaluación al magisterio, mejorará la calidad de la enseñanza ni ocurrirá el acto milagroso que se pretende promover con la reforma educativa.

En una carta enviada a los diputados Elba Esther, señala que para lograr cambios de fondo en materia educativa se requiere un diálogo responsable con todos los actores sociales y políticos así como la participación efectiva de los ciudadanos. Aclara que los maestros apoyan la propuesta de la reforma educativa que el presidente Peña Nieto planteó como parte del Pacto por México, pero que se opone a condicionar la permanencia de los profesores en sus plazas a una evaluación.

El maestro Díaz de la Torre ha destacado que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), está a favor de una profunda Reforma Educativa que empodere a la comunidad escolar, ofrezca certidumbre y un amplio horizonte de desarrollo profesional del magisterio, a partir del reconocimiento al trabajo profesional que realizan los maestros frente a grupo.

Se toma como un beneficio no sólo para los docentes, sino también para los estudiantes, la actualización y capacitación permanente de los maestros, el contexto donde se desarrolla la tarea de la enseñanza, las condiciones de la infraestructura y el equipamiento de las escuelas.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en cambio, se manifestó durante meses en la ciudad de México contra la reforma educativa, exigiendo la derogación de sus leyes secundarias.

Los Secretarios Generales de la CNTE del DF, Oaxaca, Michoacán y Guerrero, se reunieron en el Distrito Federal y señalaron que la reforma educativa sólo pretende corregir aspectos administrativos de la educación, pero olvida atender los rezagos en escuelas y la falta de capacitación de profesores.

Tras la aprobación de la Ley General del Servicio Profesional Docente, el Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, regresó a los maestros en Oaxaca y otros estados a las aulas. Además sentenció que aquellos docentes que falten tres días continuos en el lapso de un mes serían despedidos, tal y como lo marca la ley.

Chuayffet ha rechazado tener vínculos con la CNTE y afirmó que el conflicto magisterial nunca se desatendió, sin embargo en caso de nuevas movilizaciones, éstas se resolverán de acuerdo con las leyes, ya que dijo, todo el mundo ha defendido el derecho a las manifestaciones, pero nadie ha hecho lo correspondiente respecto al de los niños de tener clases que está marcado en la Constitución.

Si no se forma a los maestros desde bases integrales de nuevos conocimientos, del progreso de sus capacidades para el desarrollo del aprendizaje del estudiante; si no se modifica la actual y burocrática gestión escolar; si no se altera de forma estructural el funcionamiento de la SEP, tanto a nivel federal como estatal, y no ocurre una verdadera participación de los actores del proceso educativo (desde instituciones públicas, directivos, profesores, padres y alumnos), entre otras cuestiones de verdadera importancia, que la maestra se encuentre en la cárcel no tiene mayor impacto en la educación. Si la maestra sale liberada, lo que se provocará será un conflicto político, por la ineficiencia de las instituciones de procuración y administración de justicia.

Las víctimas de Gordillo, no sólo son los maestros a los que representa o representó sino son todos aquellos estudiantes que están detrás. El manejo político de la educación sin duda alguna, detuvo el avance pedagógico afectando a muchísimos estudiantes, las plazas se venden o se heredan y los estudiantes son los que no aprenden.

No hay preocupación en los planes de estudio, ni en la formación o actualización de los profesores. La defensa de los derechos de los maestros debe estar a la par y no subordinada al derecho a recibir educación de calidad para los estudiantes.

La educación es un asunto que nos compete a todos, no es un asunto puramente de gobierno, o de docentes, ni siquiera sólo de estudiantes, todos estamos envueltos en este sistema visiblemente deficiente.

Es importante ir evolucionando en las Reformas si el trasfondo de éstas es puramente para un fin educativo y no político; mientras los docentes no se comprometan con su trabajo y con los estudiantes, mientras las familias no vean la real importancia de la educación para un individuo, que Elba Esther Gordillo salga o no, o modernizar Reformas, no va a generar ningún cambio verdadero en nuestra sociedad.

La constante búsqueda de la calidad educativa es la que debe impulsarnos a seguir en esta lucha que parece un tanto sin fin.