Header IDHIE
Más boletines...
Header Ibero  
ORGANIZACIONES DEL CONTINENTE SE PRONUNCIAN SOBRE LA DECLARACIÓN DE HAITÍ EN RELACIÓN CON EL SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
« Regresar al boletín
 

Las organizaciones firmantes, integrantes de la Coalición Internacional de Organizaciones de los Derechos Humanos en las Américas (“Coalición”), expresamos nuestra profunda preocupación por algunas disposiciones incluidas en la denominada “Declaración de Haití”, aprobada el 27 de mayo de 2014, en la IV Conferencia de Estados Parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que se llevó a cabo en Haití los días 26 y 27 de mayo de 2014 y que abordó temas relacionados con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (“SIDH”).

En primer lugar, reafirmamos nuestro compromiso con un  fortalecimiento genuino del SIDH y, por ello, valoramos todas aquellas iniciativas orientadas a su universalidad, adecuado financiamiento, mejora de los procesos de selección de los miembros de sus órganos, el anhelo por construir una agenda de derechos integral y el cabal cumplimiento de sus decisiones, entre otros. En ese sentido, reconocemos el declarado compromiso de los Estados participantes de la Conferencia de Haití para lograr la universalizacion del SIDH.

Sin perjuicio de lo anterior, la Declaración de Haití contiene varias disposiciones que atentarían contra la autonomía e independencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (“CIDH”), órgano principal de la Organización de Estados Americanos (“OEA”) de protección y promoción de derechos humanos.

En este sentido, considerando la posibilidad de que en la Asamblea General de la OEA, que se celebra los días 3 al 5 de junio de 2014 en Asunción, Paraguay, algunos de estos temas sean debatidos, las organizaciones firmantes alertamos sobre lo siguiente:

La Declaración de Haití propone que “durante la Asamblea General de la OEA de Paraguay 2014… se acepte la disposición de Uruguay y México… de acoger los períodos de sesiones de la CIDH durante los próximos dos años.” Al respecto, recordamos a los Estados que –en el marco del cumplimiento de sus objetivos convencionales- la Comisión Interamericana puede decidir reunirse en un lugar diferente a su sede si ello la ayuda a avanzar de manera más efectiva su misión de protección y promoción de los derechos humanos. Esta potestad la debe ejercer la CIDH de manera independiente y no corresponde a la Asamblea General “aceptar” o “denegar” a la CIDH los lugares en donde debe sesionar, como parece insinuar la Declaración de Haití.

En cuanto al financiamiento del SIDH, la Declaración de Haití promueve la creación de un Fondo único para la recepción de contribuciones extra presupuestarias asignadas de acuerdo a un programa de trabajo previamente aprobado por los Estados. Tal propuesta claramente violaría la autonomía de la Comisión, en tanto supedita a aprobación gubernamental previa el financiamiento que tienen la obligación de garantizar los Estados.

Adicionalmente, la Declaración de Haití contiene dos referencias para organizar el trabajo de las relatorías de la CIDH. Al respecto, las organizaciones consideramos que no se deben generar mecanismos que indirectamente afecten la independencia y autonomía de la CIDH para organizar su trabajo interno. Adicionalmente, recordamos que en la Asamblea General Extraordinaria de 22 de marzo de 2013 los Estados propusieron a la CIDH fortalecer todas sus relatorías. En este sentido, reconocemos el esfuerzo que realiza la CIDH para trabajar los derechos considerando su interdependencia, y resaltamos en este sentido la creación de una Relatoría Especial de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Por lo anterior, al celebrarse la Asamblea General de la OEA en Paraguay, las organizaciones firmantes demandamos a los Estados lo siguiente:

1.      Que respeten en todos sus extremos la resolución AG/RES.1(XLIV-E/13) corr.1, adoptada en la sesión plenaria de la Asamblea General Extraordinaria de la OEA el 22 de marzo de 2013;
2.      Que no reabran a debate temas ya cerrados durante el reciente proceso de reflexión, y que permitan que la CIDH implemente sus reformas reglamentarias y centre sus esfuerzos en cumplir de manera eficiente su mandato de promover y proteger los derechos humanos en la región;
3.      Que cualquier decisión vinculada con el SIDH respete la autonomía e independencia de la CIDH, y se oriente a fortalecer a los órganos del SIDH mediante el adecuado financiamiento de los mismos, la promoción de la universalidad, la mejora de los procesos de selección de sus miembros, y el cabal cumplimiento de sus decisiones.
 Finalmente, consideramos que cualquier debate sobre el trabajo y competencias de la CIDH debe darse en el marco de los órganos competentes de la OEA, y con aplicación de los mecanismos existentes de participación de la sociedad civil y las víctimas. Al respecto, denunciamos que la IV Conferencia de Estados Parte de Haití se realizó sin transparencia ni participación de la sociedad civil organizada. En ese sentido, no se hicieron públicos con anterioridad a la reunión los documentos de trabajo, ni la agenda de temas a tratar, así como tampoco se dio a conocer procedimiento formal alguno de participación e incidencia de las organizaciones de sociedad civil.

Adhesiones: avicente@cejil.org