Header IDHIE
Más boletines...
Header Ibero  
Acceso a la salud de migrantes en tránsito
« Regresar al boletín
 

Martín Morales
Un Mundo Una Nación , A. C.

El estado de Tlaxcala cuenta con diferentes modalidades de la migración, origen, tránsito, destino y retorno. Desde hace tres años, el Albergue La Sagrada Familia, ubicado en el municipio de Apizaco, Tlaxcala, brinda ayuda humanitaria a los migrantes de origen centroamericano en su paso por el territorio mexicano.

La situación irregular de los migrantes dificulta el acceso, respeto y promoción de sus derechos humanos, ante las instituciones del estado mexicano, como sector salud, educación, acceso a la justicia. A través de la impartición de talleres en el albergue, en temas como derechos humanos, trata de personas y proyecto migratorio, se han visibilizado las agresiones y violaciones que sufren las y los migrantes durante su trayecto.

A través estos talleres se busca generar una atmósfera de confianza con el migrante sujeto de la acción, para poder conocer su realidad y dimensionar la magnitud de su problemática. Asimismo se diseña una estrategia que ayude a disminuir su vulnerabilidad y aumentar las posibilidades de obtener un mejor escenario de restitución de derechos.

Es el caso de un migrante hondureño en situación irregular, por venir en tránsito hacia los Estado Unidos, que padece una enfermedad crónica, ya que  en su lugar de origen no cuentan con los medicamentos, recursos humanos y materiales que le permitan preservar su vida. 

Con la confirmación de los estudios clínicos acerca de su enfermedad, se inicia ante el Instituto Nacional de Migración delegación Tlaxcala, la solicitud de visa por razones humanitarias, manifestando su problema de salud y las complicaciones y carencias en su país de origen. Un Mundo una Nación, Asociación Civil encargada del albergue, le solicita a sector salud de Tlaxcala otorgue el tratamiento al migrante para garantizar su salud, mientras que se tramitaba el permiso que se obtuvo en fechas recientes.

A partir de que el migrante obtiene su regularización migratoria, misma que le permite acceder a los derechos y obligaciones que marca nuestra Constitución, el titular del registro del Seguro Popular en Tlaxcala, manifiesta que no puede otorgar póliza a extranjeros, ya que el reglamento interno del seguro popular le impide asegurar al migrante, y con ello, pone en riesgo la continuidad de su tratamiento y atención médica.

El haber obtenido su regularización, por ahora le obstaculiza que pueda acceder a su tratamiento y  recibir atención médica en general, lo que sin duda pone en riesgo la vida del migrante.

La contradicción fundamental es la falta de armonización de los reglamentos entre las diferentes instituciones del estado, y qué entiende cada una por el concepto de razones humanitarias, ya que el Instituto Nacional de Migración, emitió un permiso de regular estancia en el país para que el migrante reciba atención médica y tratamiento con el sector salud, y éste en su reglamentación le da otro significado al concepto de razones humanitarias.

El titular responsable de expedir las pólizas construye su argumento desde su reglamentación interna, además de manifestar que el migrante no cuenta con un CURP, y que la ausencia de este documento termina impidiendo su acceso, ya que el tratamiento que el migrante recibe debe comprobarse en auditorías. El migrante le manifiesta al titular del seguro popular que sí le puede dar por escrito, en base a su reglamentación, la notificación de que no puede recibir su póliza del seguro, y el titular no accedió a dicha petición.

Ante este panorama, el migrante  pide que su caso sea presentado ante el Consejo Rector del Sector Salud, para su valoración y posible aprobación para seguir recibiendo la atención médica y su tratamiento en el hospital.

Este caso, hace visible la urgente necesidad de contar con un Reglamento Estatal de Migración que ayude a la población vulnerable migrante y sus familias en sus diferentes modalidades a un mejor ejercicio de sus derechos humanos, dando responsabilidades a las instancias como la Secretaría de Salud, Secretaría de Educación Pública, DIF, el Instituto Estatal de la Mujer, la Dirección de Atención a Migrantes, para la atención de migrantes en tránsito que han sufrido accidentes, violaciones a sus derechos humano o delitos graves o comunes.

Las organizaciones de la sociedad civil deben continuar registrando, sistematizando los casos para poder presentar propuestas de reglamentación a la ley estatal de migración en Tlaxcala y con ello poder contar con mejores escenarios para el ejercicio de los derechos humanos.

Se debe cambiar el rol del migrante de pasivo a activo, como el sujeto histórico que puede transformar su realidad, así como promover una cultura del encuentro y respeto, donde el migrante ya no sea estigmatizado y asociado con la violencia, en un país donde la violencia ya está presente.